¿Cómo circular por una glorieta?

¿Cómo circular por una glorieta?

Las rotondas o glorietas son elementos que organiza un cruce de circulación, mejorando la seguridad vial y aportando fluidez al tráfico. Para efectuar correctamente estas funciones, tenemos que seguir una serie de normas, tanto antes de entrar en una glorieta como circular por su interior.

¿Cómo circular antes de acceder a la glorieta?

– Reducir la velocidad al acercarse a la glorieta.

– Fijarse en la señalización de antemano para tener muy clara la dirección que vas a seguir.

– Si la rotonda se encuentra en una población, hay que fijarse en las marcas viales para poder acceder al carril adecuado.

– Adecuar la velocidad y conducción. Pararse si es necesario, en la incorporación a una rotonda.

– Obedecer y respetar las preferencias: Si hay un paso de peatones previo, el peatón tiene preferencia y los coches que están circulando por la glorieta tienen preferencia sobre los vehículos que se incorporan.

Si se cruza la rotonda como peatón, usa el paso de peatones y observa los vehículos que podrian salir de la rotonda. Si no existe paso, ¡no cruzar jamás por encima de la isleta!

¿Cómo circular por el interior de la glorieta?

– Hay que circular por el carril exterior y cambiar al interior si hay vehículos parados, si así lo dice la señalización horizontal para la trayectoria que vayas a seguir o para ayudar a otro vehículos a incorporarse.

– Señalizar con antelación la salida y los cambios de carril.

– Abandonar la rotonda desde el carril exterior, al que se debe acceder con antelación y de forma progresiva.

– Señalizar la salida para evitar esperas innecesarias a los demás vehículos que quieren acceder a la glorieta.

– No detenerse en el interior de la rotonda y no circular en diagonal.

– Al salir, observar que no exista ningún motorista o ciclista al que se pueda embestir o cortar el paso. Observar también la existencia de carriles bus o bici en el exterior.

– En caso de que no puede realizar la maniobra de salida, rodear de nuevo la isleta y no forzar nunca la situación.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *