¿Cómo librarse del vaho en los días de lluvia?

¿Cómo librarse del vaho en los días de lluvia?

En días de lluvia el tema de visibilidad es el principal problema. Cuando el tiempo no nos acompaña y tenemos que mejorar nuestra visibilidad un correcto mantenimiento de parabrisas y de la luna es lo esencial.
En el parabrisas de nuestro coche se acumula insectos, gotas de lluvia o suciedad. No limpiarlo puede llegar a comprometer nuestra seguridad de dos formas:

  1. Podemos perder la concentración mientras conducimos.
  2. Con pequeñas ralladuras pueden deteriorar la luna, por eso es que el limpiaparabrisas es un elemento clave en nuestro vehículo.

Tenemos que tener en cuenta de que el limpiaparabrisas hace aproximadamente medio millón de barridos de media cada año, desgastando sus escobillas. La mayoría de los desgastes se puede llegar a evitar manteniendo una limpieza adecuada de las lunas. También hay que tener en cuenta que si circulamos con las escobillas en muy mal estado se verá afectada nuestra visibilidad en un 25-30%.
Si dejamos nuestro vehículo en zonas frías, aparcado fuera de casa. Nuestra protección tiene que ser mucho mas mayor debido a las lluvias intensas o a la helada. Lo mejor para secar un cristal empañado es darle aire caliente en la zona helada y así compensar el frío exterior. Para eso tenemos que poner la calefacción al máximo.

Aunque parece una contradicción, tenemos que combinar el aire acondicionado con el aire caliente, ya que este está preparado para disminuir la humedad.
La mayoría de los coches modernos cuentan con climatizador, que viene con un botón que tiene como misión desempañar el parabrisas.

Antes de arrancar el coche es necesario seguir unas pocas recomendaciones. Cuando ponemos el coche en marcha, lo normal es salir de inmediato para no consumir más combustible del necesario. En invierno, con humedad ambiente y a primera hora de la noche, es necesario poner el coche en marcha y esperar unos minutos hasta que el motor se caliente. De esta forma, lo que conseguimos es que es parabrisas esté a una temperatura adecuada gracias a la calefacción, y no habrá ningún problema de visibilidad.

Ya en circulación, para evitar que el parabrisas se vuelva a empañar tenemos que mantener una temperatura en el coche correcta (18-19ºC).

La limpieza interior de nuestros parabrisas ayuda a que no se empañen, más aún si una vez limpio, aplicamos una capa de producto anti-vaho.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *