Consejos prácticos para una conducción más eficiente en ciudad

Consejos prácticos para una conducción más eficiente en ciudad

Aquel estilo de conducción que permite reducir el gasto del combustible hasta un 20% y contribuir a la reducción de emisiones contaminantes, se conoce como «conducción eficiente». Las normas básicas de la conducción eficiente hablan en la mayor parte de prestar mucha atención a la presión y el estado de los neumáticos, a la carga, la circulación a una velocidad uniforme a bajas revoluciones o con marchas largas o el uso de aire acondicionado.

¿Pero qué hay de la conducción eficiente en la ciudad?

La mayoría de estas normas parecen complicadas de cumplir en ciudad, en un entorno de continuas paradas y arranques, circulación a baja velocidad y, principalmente, nerviosismo y crispación. Por eso, todo tipo de listados de consejos específicos para la conducción en ciudad se tiene que empezar por la propria actitud al volante para intentar evitar el estrés y conducir con tranquilidad.

Pueden ayudar a conseguirlo alguno de estos consejos:

1. Conducir con previsión y anticipación: es esencial mirar frecuentemente a los retrovisores y mantener un campo de visión amplio. Nos permite anticipar situaciones de riesgo y reaccionar sin brusquedad o estrés.
2. Mantener una superior distancia de seguridad a la habitual: a 50 km/h se aconseja una distancia de unos 30m, siempre que sea posible.
3. También es posible circular con marchas largas en ciudad: después de arrancar se aconseja pasar a segunda en unos dos segundos, a partir de 30 km/h a tercera, y la cuarta a partir de 40 km/h. La norma de cambiar rápidamente a marchas más largas puede seguirse en avenidas o en calles más anchas.
4. En paradas de más de un minuto apagar el motor: cada ves más frecuente es el sistema START & STOP, que evita esta operación. Si no disponemos de esta tecnología , es aconsejable parar el motor para evitar emisiones innecesarios y gastos.
5. Anticipar la ruta: vale la pena informarse de posibles alteraciones de la circulación habitual (eventos especiales, obras, etc.) y de la situación del tráfico, también en ciudad.
6. Aparcar con mucha tranquilidad: antes de iniciar la maniobra de aparcamiento, nos tenemos que asegurar de que tenemos buena visión del entorno y que disponemos de espacio suficiente para realizar la maniobra. De esta manera, la maniobra será más eficaz, evitando tensión (del resto de conductores y tuyo propio) y costes.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *