¿Cuándo elegir un motor diésel o gasolina?

¿Cuándo elegir un motor diésel o gasolina?

A la hora de comprar un coche, elegir entre un motor de diésel o gasolina es difícil ya que está lleno de opiniones personales y de experiencias.  Aparte, muy a menudo se justifica la elección en términos de rentabilidad.  Como por ejemplo, el  tiempo que se tarda en amortizar la inversión realizada, la diferencia en el precio del combustible….

En la mayor parte de las veces se pasa por alto las diferencias entre un motor gasolina o uno diésel a la hora de hacer el mantenimiento del coche.

El mantenimiento de un vehículo contiene más elementos más allá del cambio de filtros y aceite. Un correcto mantenimiento del vehículo previene averías muy costosas ya que existen otras piezas que se desgastan a lo largo del tiempo.

Mantenimiento del motor

En cualquier coche, la revisión del motor es básica y se hace de forma periódica cada cierto ciclo de kilómetros. Existen cambios iguales que se hacen en ambos motores ( filtro y aceite son los más frecuentes)  Pero las diferencias se notan en el cambio seguido del filtro de combustible en el caso de los motores diésel, mientras que en los de gasolina el filtro es secundario.

En cuanto a los motores diésel, el reemplazo de este elemento es importante dado que los sistemas a alta presión de inyección directa así como las bombas de inyección son elementos de alta precisión mecánica, por lo que produce un coste alto de sustitución o reparación. Para procurar un correcto funcionamiento y una mayor longevidad de estos elementos lo esencial es verificar que no lleguen impurezas que puedan dañar el sistema en cada cambio de filtro que se realice.

En cada revisión, se tiene que verificar el estado de los calentadores o de las bujías de incandescencia, ya que los que precalientan el combustible, procurando un arranque del motor correcto.

En el caso de los gasolina, para asegurar un correcto salto de chispa,  exigen una comprobación periódica del espesor entre los electrodos de las bujías, que deriva en un correcto funcionamiento del motor.

Es imprescindible comprobar que no presenten incrustaciones de residuos de carbonillas o de aceite, ya que como consecuencia puede llegar a la sustitución del juego completo.

Pasar a otros elementos mecánicos del motor, las coreas de distribución surgen como uno de las diferencias entre ambos tipos de motor.

Es muy importante observar las válvulas de recirculación de gases de escape (EGR) en los motores diésel. Este sistema se encarga de redirigir al motor parte de los gases de escape para se re-quemados, y poder eliminar una pequeña parte de partículas sólidas.

Si no se realiza, las válvulas se llenan de carbonilla, y hace que el motor funcione mal. Es aconsejable limpiar las válvulas cada 100.000 km, y si es un ciclo urbano menos. Con los motores de gasolina esto no pasa, ya que no exigen una atención especial a los sistemas de anticontaminación.

 

 

 

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *